Publicado el

Relájate con la respiración 4-7-8 y duérmete antes

Relájate con la respiración 4-7-8 y concilia tu sueño

El Pranayama constituye un capítulo fundamental en el Hatha yoga, ya que muchos son los beneficios que esta técnica puede dar al practicante. Sin embargo no goza de mucha notoriedad y muchas escuelas de yoga obvian la práctica por el poco interés que despierta. Esto tiene una explicación: si es posible practicar el yoga de una forma casi automática, repitiendo las posturas y siguiendo los consejos del maestro, la cosa es distinta para el Pranayama. En una postura la mente puede divagar: puedes estar realizando una asana más o menos complicada y pensar en el carro de la compra o en la cena que vas a cocinar.

El Pranayama por otro lado requiere atención, requiere consciencia de lo que se está haciendo en todo y cada momento. Esto puede constituir un obstáculo para el que no tenga dominio de su nivel de atención y quiera profundizar en la técnica. Pero quiero comentar una variante que encontré en la página del Dr. Weil, doctorado en la Harvard Medical School; es muy sencilla y tiene beneficios apreciables también para el neófita.

La técnica que voy a comentar es del tipo tranquilizante/relajante, y sucede de forma natural cuando por ejemplo haces Shavasana y la salida de aire dura más tiempo que la inspiración.

En primer lugar lleva la punta de la lengua en contacto con la encía superior de los dientes incisivos y déjala ahí a lo largo de todo el ejercicio. Luego sigue los pasos.

  1. Vacía los pulmones completamente exhalando por la boca, y si puedes, de forma sonora.
  2. Cierra la boca e inspira con calma contando mentalmente hasta 4.
  3. Mantén el aire en los pulmones (en retención) contando mentalmente hasta 7.
  4. Exhala por la boca contando mentalmente hasta 8 (y como al principio, de forma sonora).
  5. Esta es una respiración. Ahora repite tres veces más hasta completar un ciclo de cuatro.

El Dr. Weil recomienda practicar esta serie de respiraciones en la postura sentada con las piernas cruzadas o de meditación, pero lo importante es que sea una posición cómoda. Es más, si quieres puedes tumbarte en tu cama y repetir los pasos cuando te acuestes. La ventaja de este excelente ejercicio es que es tranquilizante, por tanto te ayudará a vaciar tu mente y a prepararte para el sueño.

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.