Publicado el

La respiración en el pranayama, conceptos básicos

Pranayama

Las técnicas de respiración en el pranayama tienen el objetivo de ayudar a centrar la mente e inducir un estado energético deseado según la práctica que se decida aplicar. En particular, hay tres tipos de ejercicios en función del ritmo de la respiración en relación con la exhalación, teniendo en cuenta que todo ejercicio de Pranayama cumple las funciones de:

  • Vitalizar, aportando energía
  • Equilibrar las funciones orgánicas
  • Tranquilizar

El mecanismo que subyace tras estos efectos tan distintos entre sí es realmente sencillo, nos tropezamos con él durante toda la existencia. Consiste en variar la cantidad de aire introducido durante la respiración en relación al aire liberado. Vamos a ver entonces cómo podemos lograr uno u otro efecto.

  • Pranayama revitalizantes, la exhalación es más rápida e intensa que la inspiración. Provoca un aumento de la energía del organismo físico y del cuerpo pránico. Esta técnica consigue aumentar la tasa de oxígeno y disminuir la de CO2. Es un ejercicio de hiperventilación. Un práctica muy sencilla consiste en respirar naturalmente pero forzando la salida del aire.
  • Pranayama armonizante/equilibrante, la inspiración y la espiración duran el mismo tiempo o un tiempo similar. Para entender este ejercicio es suficiente tener cuidado a que el flujo de aire sea el mismo tanto en entrada como en salida, y luego contando un mismo número de segundos se logrará el efecto equilibrante.
  • Pranayama tranquilizante/relajante, es la respiración natural, no afectada por la voluntad cuando por ejemplo se descansa en la postura de Shavasana: la salida de aire dura más tiempo que la inspiración. Mientras la cantidad de oxígeno se queda normal, hay que aumentar levemente la cantidad de CO2. Cuidado, contrariamente a lo que se piensa, el CO2 no es malo. No podríamos vivir en su ausencia; de todas formas hay que ir con cuidado con esta práctica, si no se puede deslizar en un estado de alucinación e inconsciencia. La sangre, frente a un aumento de CO2, se vuelve muy ávida de oxígeno y cuando éste llega, la hemoglobina lo absorbe de inmediato para llevarlo a las células.

Este concepto es la base de toda técnica de pranayama y veremos más adelante ejercicios sencillos para alcanzar un determinado estado, según el momento del día o del contexto de nuestra sadhana.

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.