Publicado el

Pautas para la relajación yóguica

Pautas para la relajación yóguica

La relajación yóguica tiene lugar en la fase conclusiva de la sesión de yoga y no dura más de 15 minutos, pero no menos de 10, dependiendo del tiempo que quede a disposición. Tras alcanzar la postura de shavasana, hay que:

  • Abrigarse con una manta y relajar la cabeza encima de un cojín.
  • A continuación hay que empezar la relajación con unas buenas respiraciones yóguicas completas, en general tres respiraciones son suficientes.
  • Se puede introducir alguna variación, como por ejemplo tras completar la inspiración, retenerla y con pulmones llenos recitar mentalmente el mantra OM. En cuanto tenga uno ganas de exhalar, se debe abandonar el mantra y exhalar lentamente.
  • Como alternativa es posible sustituir el mantra OM con el sankalpa, o resolución afirmativa. En ausencia de un sankalpa personal, se puede utilizar uno genérico, como por ejemplo “confianza y seguridad en mi mismo”. De la misma forma, habrá que repetirlo mentalmente al final de cada una de las tres respiraciones.

Concluida la parte de preparación y terminadas las respiraciones completas, la relajación continua con la técnica que se prefiera, así que sobre esta fase no voy a profundizar en esta entrada. Hay muchas técnicas de relajación, así que este es el momento para aplicar la que se prefiera.

Una vez terminada la propuesta de relajación, hay que abandonar la práctica y despreocuparse de todo, abandonarse, no controlar la respiración que va por libre y, por ejemplo, escuchar música relajante o sonidos de la naturaleza. Terminada la fase de “abandono” (un par de minutos), hay que volver a ampliar la respiración de forma progresiva y a tomar consciencia del cuerpo en la habitación empezando por las extremidades, por donde empezará uno a activarse poco a poco, extendiendo el movimiento a todo el cuerpo hasta acabar en un estiramiento completo.
A continuación, se puede dar por terminada la relajación alcanzando la posición de sentado y abriendo los ojos.
Es posible también incorporar los mantras “Hari om” y “Om tat sat” para despedirse de la sesión de la siguiente manera: “Shanti, shanti, shanti. Hari om tat sat“.

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.