Publicado el

Las siestas mejoran tu capacidad de aprendizaje

Una siesta te ayuda a mejorar tu rendimiento

Si te sientes culpable por echarte una siesta después de comer, quizás deberías saber que no solo es un hábito excelente para enfrentarse a las tareas posmeridianas con más ganas y lucidez, sino que está demostrado que tu capacidad de aprendizaje mejora considerablemente.

Matthew Walker de la Universidad de California, Berkeley, ha descubierto en un estudio de 2010 cómo a continuación de una siesta el cerebro funciona con más eficiencia. Ya sabemos que el sueño es fundamental para reforzar la persistencia de los recuerdos, pero es el estudio estaba orientado a investigar la calidad del aprendizaje justo a continuación del reposo.

Cuando aprendemos algo, la información se almacena en el hipocampo, una zona de memoria a corto plazo. Para que el recuerdo persista, esta información debe trasladarse en la zona de memoria a largo plazo, o en la corteza. Mientras dormimos, el conocimiento adquirido se desplaza del hipocampo a esta zona de memoria.

En el experimento, los investigadores dividieron los participantes en dos grupos. Cada grupo completó dos sesiones de aprendizaje, y la única diferencia entre los dos grupos fue que uno había tenido la oportunidad de echar una siesta de una hora y media entre las dos sesiones. Como resultado, el grupo que había tenido la oportunidad de reposar, había mejorado su rendimiento de un 10 %, mientras que el otro grupo lo había empeorado de 10 %.

Este resultado pone el acento en cómo se debería desmitificar la opinión según la cual echarse una siesta es de persona poco productiva. Nuestra sociedad vive apremiada por cánones de hiper-eficiencia y rozando el estrés, por tanto deberíamos reconsiderar cómo echarse una siesta en el medio de una actividad laboral no solo no es de indolentes, si no que es el camino para ser más eficientes. ¿Quién diría que un niño que duerme muchas horas es un vago?

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.