Publicado el

La fascinante y sorprendente fuerza de los mantras

Cuenco tibetano con cojín

La palabra “mantra” procede del sánscrito y es la unión del verbo man, que significa “pensar” y del cual deriva la palabra manas (que son los “pensamientos”, la “mente” o el “intelecto”), y de la palabra tra, que significa “que cumple”, “que toma acción” (o puede derivar da la palabra trang, que significa onda o proyección).

La ciencia de los mantras se basa en el concepto que los sonidos son formas de energía sutil que influencian, afectan y modifican el estado mental y físico de todos los seres que los escuchan. Como ya hemos hablado en un artículo (pincha aquí para leerlo), los mantras (y algunos otros tipos de música, como la clásica), tienen el poder intrínseco de modificar los patrones de la mente (creados por medio de las experiencias y memorizados en el subconsciente) guiando así nuestro comportamiento. Esta influencia es posible gracias a la vibración de su sonido, al ritmo y al significado.

Muchos se preguntarán ¿pero cómo es posible que un mantra cantado en sánscrito (que significa “perfectamente hecho”), idioma desconocido a la casi totalidad de las personas, pueda afectarnos tanto? Lo importante no es tanto entender el significado de cada palabra, sino el movimiento de la lengua al pronunciarlas. Según la tradición yóguica, en el paladar superior de la boca tenemos 84 puntos que conectan con meridianos que afectan directamente el hipotálamo. Esta relación boca/lengua se llama gyan gupha o cueva de conocimiento.

Cuando cantamos un mantra es como si estuviéramos tocando las teclas de una computadora que en este caso es el hipotálamo. Esta poderosa región nuclear es la zona más importante para la coordinación de conductas esenciales, como el sueño y el hambre, y el encargado de distribuir instrucciones a glándulas fundamentales como la pituitaria y la pineal (son las que se ocupan de la regulación de los comportamientos emocionales y sexuales, entre otros).

Os dejamos con un maravilloso mantra que invoca el poder creador primario, el poder materno, que te ayudará a ser libre en tu decisiones.

ADI SHAKTI

Aadii shaktii, namo namo
Sarb shaktii, namo namo
Pritham bhangwatii, namo namo
Kundalini, maata shakti, namo namo

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.