Publicado el

La fascinante y sorprendente fuerza de los mantras 2ª parte

Cuenco tibetano

Seguimos con la segunda parte del artículo “La fascinante y sorprendente fuerza de los mantras“.

Cuando cantamos un mantra, lo que tenemos que intentar (y que poco a poco, con constancia y dedicación podremos lograr) es hacer vibrar cada palabra con la punta de la lengua. Esta acción activa el canal central (nadis o surs) llamado Sushmana (o Sushumna), y el punto del ombligo. Entre estos dos puntos (que se encuentran efectivamente uno en la lengua y el otro en el ombligo) hay una relación especial que ayuda a proveer un extra de energía.

Las palabras así cantadas asumen un poder de proyección que favorece el desarrollo de una voluntad mucho más profunda. En la tradición yóguica esta corriente de sonido se llama Anahat (Anajat), la “Melodía Intocada” o “sin límites”. Esto ocurre cuando todo nuestro cuerpo, nuestros átomos, entran en resonancia con el mantra. El mantra nos invade y activa todas nuestras glándulas superiores y el celebro para producir lo que se llama amrit, el dulce néctar de éxtasis. Vamos a practicar lo que hemos dicho hasta ahora.

Aprende a cantar mantras

  • Nos sentamos en una posición cómoda que podamos mantener durante un poco de tiempo con la espalda recta, los hombros relajados y empujamos dulcemente los riñones hacia adelante de modo que el pecho esté abierto.
  • Inhalamos largo y profundo tres o cuatro veces antes de iniciar a cantar.
  • Nos ayudamos con la grabación que encontrarás más abajo. Intenta centrar tu atención en la punta de la lengua para hacerla vibrar y mete un poco el punto del ombligo para dentro cada vez se repita la palabra Har.
  • Experimenta tu estado mental y físico después de haber cantado este mantra durante el tiempo que consideres necesario.

Tú único pensamiento a lo largo de la práctica debería ser: “Ahora voy a dedicar un momento a mí solo. Dejo fuera todos los pensamientos, ideas o problemas que tengo en la cabeza y me voy a concentrar en la postura y en el mantra, para pronunciar y cantar bien todas las palabras“.

Har Tántrico

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.