Publicado el

Frecuencias vibratorias con poderes curativos

Curarse con los sonidos es posible

La mayoría de las civilizaciones antiguas tenían su terapia del sonido bien enraizada y desarrollada. Ya en la época de los griegos, de los romanos y de los egipcios, se escribía sobre los efectos terapéuticos de algunas escalas musicales y sus efecto beneficiosos tanto mentales como físicos. Para la cultura hindú de los Vedas (1800 a.C. – 1000 a.C.), “Dios creó el mundo a través del sonido” (Rig Veda), y, más tarde, en el Upanishad (textos sagrados hinduistas), se habla mucho sobre el “OM“, sonido y medio a través del cual Brahma creó el mundo.

Lo que une a estas mitologías es el concepto que toda la materia viva o inanimada está en constante vibración y se manifiesta bajo las formas de energía, luz o de sonido: lo que nos ocupa en este articulo. De aquí el principio de resonancia: si un objeto que vibra se acerca a otro objeto, éste influenciará y trasmitirá una vibración semejante a la que él mismo emite. Ejemplo común es el cantante que con su voz hace temblar una vidriera. Esto pasa porque su frecuencia vibratoria de resonancia iguala la del cristal que inicia a vibrar.

Como ya hemos visto en otros artículos, muchas de nuestras enfermedades derivan de un mal funcionamiento en el flujo de energía que corre por los meridianos y por los campos sutiles creados por las emociones y los pensamientos dañinos y negativos. Estos provocan cristalizaciones y bloqueos de las energías y su consecuente acumulo en lugares equivocados. Las vibraciones que crean determinados sonidos equilibrantes, rompen estos nudos y bloqueos para devolver el equilibrio y sanar nuestro cuerpo. Base que explicaría todas las terapias de sonido como los cantos armónicos, los cuencos de cuarzo, el didgeridoo, los gongs o los cuencos tibetanos.

A través de estudios se ha entendido que los sonidos de las notas más graves, están relacionadas con los primeros centros energéticos (chakras), y en contraposición, los más agudos, afectan a los chakras superiores, más sutiles y etéreos.

Chakras notas musicales

En el siguiente capítulo sobre el argumento profundizaremos con algún ejemplo concreto. Si tienes curiosidad, echa un vistazo en la red y podrás encontrar varios recursos, como por ejemplo una hora de “OM” cantado.

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.