Publicado el

El yoga, recurso para despertar el sistema linfático

Asanas para mejorar el sistema linfático

El sistema linfático, una de las estructuras vitales más importantes del cuerpo humano (y muchas veces no tenida en consideración lo suficiente), juega un papel muy importante en el cuidado de nuestra salud y en los procesos de desintoxicación. El sistema linfático es una red de canales que transportan un líquido claro llamado linfa, que está altamente vinculado al sistema circulatorio. El sistema linfático incluye todas las estructuras y los mecanismos responsables de la circulación y producción de linfocitos. Esta red del sistema inmune incluye varios órganos como el timo, el bazo, la médula ósea y el tejido linfoide asociado con el sistema digestivo.

El sistema linfático tiene múltiples funciones:

  • elimina el exceso de líquido de los tejidos
  • absorbe y transporta ácidos grasos y grasas al sistema circulatorio
  • elimina las toxinas transportándolas a los ganglios linfáticos, donde se desencadena una respuesta inmune

El sistema circulatorio lleva oxígeno y nutrientes por todo el cuerpo al ritmo del corazón que bombea la sangre.
La circulación linfática es, sin embargo, determinada por los movimientos musculares; especialmente por los miembros inferiores y superiores y por el diafragma. Por lo tanto, se mueve gracias a la actividad física y a una correcta respiración diafragmática.

Asanas para mejorar el sistema linfático
Viparita Karani Asana y Salamba Sarvangasana, asanas para despertar el sistema linfático

Las asanas para despertar el sistema linfático

Los ejercicios de yoga que requieren la contracción muscular de piernas y brazos son particularmente eficaces en ayudar el transporte de líquido linfático. También beneficiosas para el sistema linfático son las posturas invertidas  (cabeza abajo y piernas hacia arriba) que permiten que la gravedad actúe sobre los canales linfáticos. Desde las posturas más suaves como Viparita Karani Asana (imagen a la izquierda. Para facilitar la postura, es posible apoyar las piernas contra la pared) hasta las más avanzadas como Salamba Sarvangasana (imagen a la derecha. Si duele el cuello, pueden utilizarse mantas por debajo de los hombros). Estas posturas invertidas utilizan la gravedad para obtener beneficios al estimular el flujo pasivo de líquido linfático y el aumento del drenaje.

Para salir de estas dos posturas invertidas, es necesario seguir los pasos descritos a continuación:

  • Bajar las piernas por detrás de la cabeza (como en la imagen de portada).
  • Poner las manos en el suelo con las palmas hacia abajo e ir bajando las piernas hasta la postura de tumbado, desenroscando lentamente la columna vertebral, vértebra a vértebra.
  • No se debe levantar la cabeza nunca y es preciso respirar con normalidad hasta que toda la columna descanse en el suelo y las piernas formen un ángulo de 45º con el suelo.
  • A continuación será posible exhalar mientras las piernas ultiman el recorrido hasta entrar en contacto con el suelo.

Independientemente del nivel de experiencia, cualquiera puede practicar estas posturas de yoga para vitalizar los canales linfáticos y estimular el flujo de la linfa. Hay también variantes más sencillas.

Hay que tener en cuenta que si tenéis algún problema grave como presión arterial alta, antecedentes de problemas circulatorios, problemas a los ojos o de los oídos, debéis consultar a un profesional antes de realizar estas posturas.

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.