Publicado el

Viparita Karani

Viparita Karani, postura de los pies elevados, postura de acción invertida

Viparita Karani. Postura de los pies elevados. Es una de las posturas invertidas.

La postura inicial

  • Se empieza tumbado boca arriba, en la postura de shavasana

Entrar en la postura

  • Lo ideal sería subir las piernas juntas (no importa si estiradas o ligeramente dobladas) desde el suelo, hasta alcanzar con los dedos de los pies el suelo detrás de la cabeza, en postura de halasana
  • Con los pies en el suelo, utilizar las manos para empujar los glúteos. Subirlos con la ayuda de las manos y los brazos que se quedan en el suelo, haciendo presión. Intentar acercar los codos todo lo posible
  • Seguir empujando con las manos para enderezar la columna vertebral y bajar siempre más los pies hacia atrás, lejos de la cabeza
  • Subir las manos, con las palmas giradas hacia arriba, hasta más o menos alcanzar la parte inferior de la cadera
  • Estirada la postura, las piernas se separan del suelo y suben hasta la vertical. La espalda, sujetada por las manos, alcanza un ángulo aproximadamente de 45 grados con el suelo
  • Las piernas se quedan rectas y el peso es repartido entre las muñecas brazos, hombros y cuello (mira la foto a continuación)
Salamba Sarvangasana y Viparita Karani Asana, asanas para el sistema linfático
Salamba Sarvangasana y Viparita Karani Asana, asanas para el sistema linfático

Salir de la postura

  • Salir de la postura  volviendo a la fase de transición para entrar en Viparita Karani, pasando entonces por la postura de halasana
  • Mantener las piernas rectas al bajarlas de nuevo detrás de la cabeza trabajando con los abdominales
  • Volver a la postura inicial de shavasana, levantando los pies del suelo y bajando las piernas al suelo. Es importante “deslizar” las piernas en dirección del suelo pasando muy cerca de la cara: este movimiento obligará a que la columna vertebral se alargue armoniosamente

Beneficios

  • Maravillosa postura para eliminar toxinas de la sangre y activar el sistema linfático
  • Como todas las posturas invertidas, ayuda a ver las cosas de otra manera, cambiando viejos modelos de comportamientos
  • Estimula una correcta respiración
  • Mejora la salud reduciendo estrés y ansiedad
  • Aumenta la concentración y la capacidad de sostener mayores cargos y responsabilidades de trabajo sin esfuerzos
  • Ayuda a mejorar la autoestima
  • Después de una clase de yoga, las posturas invertidas ayudan a desviar la sangre de las piernas a la región abdominal, lo que significa un flujo fresco de sangre oxigenada a los órganos internos. Esto comporta una mejora de las funciones digestivas y reproductivas
  • Calma la mente y es un bálsamo para el sistema nervioso
  • Mejora el sistema circulatorio
  • Alivia las piernas cansadas

Precauciones

  • Alargar el cuello y evitar apretar la barbilla al pecho, la barbilla se lleva hacia el pecho para alargar la cervical pero sin presión, con naturalidad
  • Intentar no mover la cabeza. Más bien relajarla en la medida de lo posible
  • Si no estamos todavía preparados para alcanzar el suelo detrás de la cabeza en halasana, no importa: será suficiente subir las piernas lo suficiente para que el los glúteos se distancien del suelo lo suficiente como para sujetarlos con las manos