Publicado el

Salamba Sarvangasana

Salamba Sarvangasana

Salamba Sarvangasana (Salamba: “apoyado o sostenido”; sarvangasana: “postura de todos los miembros”; sarva: “todo”; anga: “miembro”, asana: “postura”). Postura de la vela o postura invertida.

La postura inicial

  • Se puede entrar en Sarvangasana desde Shavasana o bien desde una postura de transición. En este caso Halasana.
  • Los brazos están cerca de los costados y las palmas en contacto con el suelo
  • Las piernas están estiradas y en contacto entre sí

Entrar en la postura

  • Contraemos los músculos abdominales y levantamos las piernas rectas
  • Cuando tenemos las piernas verticales (perpendiculares al suelo), levantamos los glúteos y la columna vertebral del suelo
  • Las manos en un primer momento están en el suelo para ayudar a empujar el cuerpo hacia la postura vertical. Luego cuando ya las piernas y el tronco están en la posición final, las manos se desplazan a la altura de los riñones para sujetar el tronco
  • Los codos están al menos a la misma anchura de los hombros, cuanto más cerca más estable y fácil de sujetar la postura
  • Empujar dulcemente el tórax contra la barbilla
  • En la postura final, los pies, las piernas y todo el tronco forman una linea recta y están sostenidos por los hombros, por la parte posterior del cuello y por la cabeza.

Alineación: todo el peso está bien repartido entre los brazos y la parte alta de la espalda. Acercar los codos entre sí al máximo para dar estabilidad a la postura y abrir el pecho. Los pies están estirados hacia arriba o en flexión hacia las espinillas. Las piernas están como en la postura de Tadasana.

Beneficios

  • Maravillosa postura para eliminar toxinas de la sangre y activar el sistema linfático
  • Como todas las posturas invertidas nos ayuda a ver las cosas de otra manera, cambiando viejos modelos de comportamientos
  • Estimula una correcta respiración
  • Mejora la salud reduciendo estrés y ansiedad
  • Aumenta la concentración y la capacidad de sostener mayores cargos y responsabilidades de trabajo sin esfuerzos
  • Ayuda a mejorar la autoestima
  • Después de una clase de yoga, las posturas invertidas ayudan a desviar la sangre de las piernas a la región abdominal, lo que significa un flujo fresco de sangre oxigenada a los órganos internos. Esto comporta una mejora de las funciones digestivas y reproductivas

Variantes

Precauciones

  • Utilizar mantas debajo de los hombros y espalda y mantener la cabeza suelta tocando el suelo. Las mantas tienen que ser extendidas tanto de poder mantener también los codos encima. En este caso el peso está repartido por todos los hombros y no en la cabeza de modo que el cuello se libera del estrés del peso.
  • Si no tenemos bien desarrollados los abdominales, al principio podemos subir las piernas con las rodillas dobladas
  • Fundamental: nunca mover la cabeza cuando estamos en esta postura para no dañar la cervical. El cuello se queda totalmente relajado