Publicado el Deja un comentario

Descubre la energía en los colores con la cromoterapia

Los colores y la cromoterapia

Desde que somos pequeños estamos en directo y estrecho contacto con los colores. Aprendemos a nombrarlos y a relacionarlos con nuestro entorno. Entendemos así, por ejemplo, que el verde es el color de la vegetación, el azul es el color del mar y del cielo y el marrón es el color de la tierra. Y poco a poco descubrimos un mundo; detrás de cada color se encuentra una emoción que nos inspira e influencia.

Pero, muchas veces, no somos conscientes y no nos damos cuenta de la profunda importancia de este tipo de estímulos. Un día soleado nos infunde un sentimiento de alegría, ganas de vivir y de hacer planes; en cambio, un día nublado nos transmite cansancio y pereza. ¿Es verdad o no que todos tenemos un color favorito o que nadie duerme en una habitación pintada de naranja o de rojo? Lo sabía bien el premio Nobel en medicina por el hallazgo de la vitamina C (en 1937) Albert Szent-Györgyi.

El doctor Szent-Györgyi descubrió que hay hormonas y enzimas que tienen color propio y que si se estimulan con colores desde el exterior estos influencian, a nivel molecular, sus estructuras y sus funciones. Con este hallazgo llegó finalmente un fundamento científico para lo que hoy día llamamos cromoterapia o colorterapia, pero que las antiguas civilizaciones chinas, indias, egipcias o griegas ya conocían y aplicaban.

risas_de_colores_by_chibilacra-d4rfxi5

Pasamos ahora a la descripción de los efectos terapéuticos de los siete colores fundamentales:

Rojo: es el color del movimiento y que da calor. Por lo tanto, se utiliza en el tratamiento de trastornos de la sangre y para proporcionar energía. Estimula el hígado y alivia la depresión. Es benéfico también para problemas digestivos y ayuda en caso de impotencia.

Naranja: tiene un efecto estimulante y se asocia con el bazo. Se utiliza para el estreñimiento, insuficiencia renal y mejora el sistema glandular. Alimenta el buen humor y da alegría. Es bueno para combatir la fatiga mental y el cansancio físico.

Amarillo: está asociado con el sistema nervioso central y tiene un efecto beneficioso sobre los órganos de la nutrición. Por lo tanto, se utiliza para problemas digestivos, alergias a los alimentos, trastornos del hígado y ayuda a superar la melancolía. Incluso, según algunos estudios, el color amarillo aumenta la capacidad de aprendizaje en los niños.

Verde: afecta positivamente el sistema nervioso proporcionando un efecto calmante y analgésico a todo el organismo. Se utiliza para el dolor de cabeza, la hipertensión, el pesimismo, la fatiga, la tensión alta, el insomnio y el nerviosismo.

Azul: también calmante y tranquilizante, refrescante y analgésico. Se utiliza en casos de inflamación, enfermedades febriles, dolor de garganta de cualquier tipo, infecciones de la piel, úlceras, gastritis, hemorroides, hipertensión y agotamiento.

Violeta: trabaja en el plano mental y espiritual. Se emplea, por lo tanto, en el tratamiento de las fobias, del miedo, de la rabia, de la depresión y en caso de dolor de cabeza.

La naturaleza busca siempre el equilibrio. Por eso sería genial que cada día nos vistiéramos de un color diferente para probar sensaciones y efectos siempre nuevos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.