Publicado el

Un consejo para trabajar menos y mejor

Ordenador con taza de café

La reproducción de sonidos naturales, como el agua que fluye de un río o el canto de los pájaros, podría mejorar sensiblemente el estado de ánimo y la capacidad intelectual de los empleados que trabajan sobre todo en oficinas de tipo open-space. Un creciente número de oficinas “abiertas” modernas, emplea sistemas de enmascaramiento que elevan el sonido de fondo de una sala para que las palabras pronunciadas por los empleados se vuelva incomprensible e ininteligible más allá de cierta distancia. El propósito, además de proteger la privacidad de las conversaciones en estos tipos de entorno, es disminuir las distracciones.

Es cuanto revela un estudio de los investigadores del Instituto Politécnico Rensselaer presentado al 169º Meeting del Acoustical Society of America en Pittsburgh. Durante los últimos 40 años, los sonidos de enmascaramiento estándar eran casuales: ruido electrónico de las computadoras, de los teclados, etc…. conocido como ruido blanco. Ahora la idea es usar como señal de enmascaramiento sonidos naturales, ya que podrían tener beneficios más allá de los convencionales, típicos de un entorno de oficina. Se podrían utilizar por ejemplo también para mejorar el estado de ánimo de los pacientes en el hospital que están atrapados en sus habitaciones durante días o semanas enteras.

El estudio ha sido realizado en doce parejas con tres diferentes estímulos sonoros en el desempeño de una tarea que les obligaba a prestar mucha atención: los ruidos típicos de oficina con señal electrónica al azar convencional, un enmascaramiento con sonidos de la naturaleza, y una oficina sin enmascaramiento de ningún tipo. El resultado fue el que se esperaba. Los sonidos naturales aumentan la productividad y mejoran el clima laboral. Con lo cual siendo más efectivo en las tareas realizadas, es posible trabajar menos  y con mejor calidad.

Los investigadores afirman que utilizar sonidos de enmascaramiento naturales no es diferente a una empresa que quiera construir un nuevo edificio cerca de la playa para que sus trabajadores puedan estar expuestos a la influencia calmante de las olas del océano. Aunque se trate de un entorno natural simulado mediante sonidos grabados, los beneficios son evidentes. Y si tu empresa decide no abogar por estas soluciones, siempre puedes ponerte unos cascos y escuchar los sonidos que más te convengan. Aquí te proponemos algunos recursos.

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.