Publicado el

La sadhana, clave para descodificar la existencia

Ashwa Sanchalanasana, la postura ecuestre

Si quieres experimentar de verdad los efectos del yoga o quieres ser un buen profesor, un requisito fundamental es practicar todos los días. Esta autodisciplina diaria se llama Sadhana. Según la tradición yóguica, los mejores momentos para practicar son dos horas antes de que surja el sol (las llamadas horas ambrosiales, o Brahmamuhurtha) o cuando el sol se está poniendo. Lo importante es intentar hacerla siempre a la misma hora. La mente y el cuerpo se acostumbran y estamos más preparados y centrados para llevar a cabo nuestra práctica. Y si creamos una rutina, todavía mejor. Por ejemplo, todos los días a la misma hora nos vestimos con la misma ropa y elegimos el mismo sitio de nuestra casa para la práctica.

Sadhana deriva de la palabra “sadh” que significa “medio para conseguir algo”. La mente y el cuerpo son los medios para vivir esta experiencia llamada vida; y  debido a ellos percibimos los obstáculos que a veces parecen imposibles de solucionar. Es por las dificultades que muchas veces el sufrimiento se apodera de nosotros. Si dejamos nuestra vida en las manos del azar llevaremos una existencia exclusivamente terrenal, guiada por los sentidos y nada más. Si, de manera diferente, nos situamos en la misma posición de un investigador y nos damos cuenta de que existen diferentes perspectivas y planos de consciencias, nuestra experiencia humana se engrandece y se abre a nuevas dimensiones, hasta vivir un cambio radical y existencial, gracias justamente a la sadhana.

Sadhana es decidir hacer nuestra rutina de kriya y meditación conscientemente, cada día. No importa si estamos cansados o tenemos poco tiempo (pon tú la excusa que mejor se adapta a tu situación) para practicar con constancia y regularidad días tras día. Encontrar la motivación para establecer una rutina es la única manera para que la vida sea un proceso creativo y de desarrollo.

La Sadhana es esfuerzo y disciplina. Sadhana es tener conciencia de nuestra existencia.

La Sadhana se puede hacer en grupo. Esta es otra modalidad que aumenta los efectos de esta poderosa practica todavía más. En grupo se crea armonía: la felicidad de uno equilibra la tristeza de otro. Las energías individuales se juntan en una grupal y se genera un estado de felicidad, bienestar y salud común.

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.