Publicada en

Ideas para hablar de las emociones con los niños

Make a face

¿Qué padres son tan buenos, valientes y siempre capaces de admitir sus enojos, desilusiones, tristezas o miedos? Observar las emociones y aprender a reconocerlas es uno de los objetivos del yoga, y si a veces es un reto complicado para los adultos, puede serlo todavía más para los pequeños. Podemos tratar de jugar con los niños con estos 5 trucos que te enseñan a descubrir y entender las emociones, para ver si son consistentes con los hechos.

Make a face! Si hay una página web llena de inspiración y belleza, esta es MrPrintables, un lugar para encontrar plantillas de papel para imprimir y para aprender, divertirse y emocionarse. Con estas plantillas, tijeras, lápices de colores y algunas chinchetas dobles podemos crear un amiguito de papel (como en la imagen destacada aquí arriba) que expresa diferentes estados de ánimo (si no tiene el tiempo, ganas o el talento para el “hágalo usted mismo” se puede comprar MrFace listo para usar haciendo clic en este enlace).

Las caras de papel. La misma idea, pero con sólo un cuadrado de papel blanco y un lápiz: se necesitan tres minutos … tan fácil como elegante. Aquí está el vídeo para ver cómo realizarlo.

 

Los colores de las emociones. El monstruo de Ana Llenas fue un éxito en muchos países. Este simpático ser, se despierta una mañana confundido y no entiende lo que le sucede.
En el curso de este libro-juego, el personaje principal va a aprender a entender sus sentimientos. Promete muchas sorpresas y cosas que aprender. La autora propone también un libro de actividades para colorear y sugerir muchas ideas.

il_mostro_ana_lenas

El detective de emociones. Sentados en un banco en la calle, o asomados a la ventana, viendo el mundo pasar. Trate de preguntar a su hijo: “¿Cómo crees que se siente esa persona? “,” ¿Cuáles son las razones por las que parece feliz? “,” Si no fuera así ¿qué otra cosa podría sentir según tú? “.

Lo mejor del día. A menudo jugamos a la hora de la cena, y se les pide a los niños “¿Qué ha sido lo mejor que te ha pasado hoy? Y algo que no te gustó en absoluto? “,” ¿Le has tenido miedo a algo? “.
No le pregunto a mis hijos directamente, antes pregunto al papá … y entonces, tal vez se animan ellos también. Así, mientras compartimos nuestros momentos felices (y las cosas para mejorar) descubrimos cómo nos hace sentir lo que nos pasa.

 

Ana

Editora y periodista. Profesora de publicidad y creatividad en la universidad CEU San Pablo. Autora de libros de investigacióny autoayuda en Plataforma Editorial. Mamá a tiempo completo.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *