Publicado el

Una receta con cúrcuma: la leche dorada

Leche dorada

La cúrcuma, también llamada “azafrán de India”, es una planta originaria de Asia sur-oriental y es largamente empleada como especia sobre todo en la cocina indiana, medio-oriental, tailandesa y de otras áreas asiáticas. El polvo de cúrcuma es unos de los ingredientes del “Masala” (en Occidente lo llamamos Curry) y es lo que le da el característico e intenso color amarillo. Su sabor a tierra, amargo y un poco picante y su brillante color amarillo, llevan la fuerza y el color del Sol a nuestras mesas.

La cúrcuma es una raíz emparentada con el jengibre y es usada también como remedio para varias dolencias por la medicina Ayurveda (medicina tradicional de la India). Es un remedio para problemas de articulaciones, un eficaz anti-inflamatorio, un antioxidante y, según algunos estudios recientes, tiene también propriedades anti-cancerígenas. La cúrcuma puede ser añadida a cualquier plato o tomada con leche en una receta llamada “leche dorada”.
No es recomendable consumir cúrcuma en caso de problemas en la vesícula biliar y en el periodo de embarazo y lactancia. Personas con problemas de sensibilidad estomacal y úlceras deberían controlar el uso. La medicina indo-tibetana afirma que el consumo de cúrcuma antes de las comidas ayuda a actuar sobre el sistema digestivo, utilizada durante las comidas, actúa sobre la garganta y los pulmones y tras la comida beneficia al colon y a los riñones.

Veamos a continuación cómo preparar la leche dorada, una receta deliciosa para beneficiarse de los efectos de la cúrcuma.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • ½ vaso de agua
  • 1 vaso de leche de arroz, almendra o avena
  • una cucharadita de miel (o sirope de Agave o jarabe de Arce)
  • ingredientes opcionales (pero aconsejables): una cucharadita de aceite de almendra y una pizca de pimienta o de canela en polvo

Preparación

Empezamos colocando el agua y la cúrcuma en una cacerola pequeña. Llevar a ebullición y luego bajar el fuego y remover durante 8 minutos hasta formar una pasta densa. La cocción en agua sirve para pre-digerir la cúrcuma de modo que su absorción sea inmediata.
A continuación se debe añadir la pasta obtenida a la leche previamente calentada y remover bien hasta que la cúrcuma esté totalmente disuelta. Para terminar, se agrega la miel al gusto. Se recomienda beber caliente.

En presencia de uno de los problemas mencionado anteriormente, se puede probar esta “poción mágica” durante 40 días. Para simplificar la tarea se puede cocinar una cantidad mayor de la pasta de cúrcuma y luego mantenerla bien fría en la nevera (máximo 10 días).

Paolo

Después de dar muchas vueltas por aquí y por ahí al final paré y encontré el yoga.
Por eso nadie me quita mi práctica diaria para intentar descubrirme cada día un poco más. Aspirante profesor en kundalini yoga y amante de la buena cocina y de la lectura. Adoro viajar y descubrir el mundo. En breve, soy amante de la buena vida.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.