Publicado el

Las cinco etapas para alcanzar el crecimiento espiritual (II parte)

Sección del tronco del árbol

Hemos visto cómo sea necesario pasar por varias fases a lo largo de la existencia para alcanzar crecimiento espiritual y conocimiento interno más desarrollado. A continuación presentaré la segunda y última entrega del artículo “Las cinco etapas para alcanzar el crecimiento espiritual“.

Karam Pad (el aprendiz)

La misma palabra Karam con su significado lo explica todo: por medio de la acción, “hacer o llevar a cabo tareas”, las faltas de la primera fase saldrán a la luz y por eso tenemos que seguir trabajándolas.

Los desafíos que se tienen que superar para conseguir resultados en esta etapa consisten en incrementar el conocimiento a través de distintas experiencias y desarrollos sensoriales, mediante la redefinición de la naturaleza, de las expectativas sobre las tareas que se llevarán a cabo y la mejora de la concentración en situaciones complejas.

Así que el abanico sensorial del novato tiene que ser desarrollado por medio de las experiencias en varias direcciones. Se entenderá e interiorizará todo más profundamente de modo que el pensamiento y las expectativas también cambiarán. Fundamental será mejorar la capacitad de concentración a medida que los estímulos se multipliquen. Así que para pasar esta fase hay que PRACTICAR, PRACTICAR y PRACTICAR con regularidad posturas y meditaciones en el día día, sea cual sea la situación emocional.

Shakti Pad (el artesano o practicante)

Esta es la tercera etapa y la más delicada. El estudiante elegirá si quedarse en la fase anterior (Karam Pad), seguir para alcanzar el nivel de maestro o dejar el camino por completo. Esta fase se conoce también como la prueba del ego o la prueba del poder. 

En Shakti Pad el estudiante ha interiorizado los métodos y conceptos básicos aceptando y siguiendo las reglas con disciplina. Ha practicado y ha desarrollado su concentración hasta el punto que ahora puede y debe elegir dónde y cómo dirigirla hacia un objetivo. Para lograrlo, tiene que comprometerse, responsabilizarse y preparar una estrategia. Es una etapa en que es necesario investigar y creer en nuestro poder creativo para cambiar nuestros pre-conceptos (o hábitos) por completo.

Los apegos (o las comodidades del pasado) son los obstáculos mayores. Por eso muchos dejan el camino en esta fase. Frente a la seguridad de la vía conocida, tropezarse con la novedad provoca miedo al cambio. Pero la fe en uno mismo y la integridad son de gran apoyo en este momentos. Así que hay que agarrarse, mantenerse firme y seguir adelante.

Sahej Pad (el experto)

Después de todos los cambios, las dudas y las hesitaciones, por fin llegamos a ver “la luz al final del túnel”. Sahej Pad es la etapa del placer y de la elegancia. El experto ya empieza a comprender la verdadera esencia de su ser y de su práctica. Se deja llevar por una capacidad que, sin darse cuenta, estuvo desarrollando en todo el recorrido hasta aquí: la intuición. La intuición es importante en cualquier contexto de nuestra vida: en el trabajo, en el estudio, en los entornos sociales etc…

En esta fase tenemos tan clara nuestra posición que empezamos a ver no solo lo específico sino lo global, la verdadera dirección de nuestro recorrido. Así que nos damos cuentas de lo que tenemos que cambiar y de lo que tiene que seguir igual.

Para superar esta etapa es fundamental enseñar. Para conseguirlo hay que mejorar y cuidar la capacidad de comunicación, la paciencia y entender la importancia de compartir lo que se ha aprendido hasta el momento. Enseñar con el corazón y sin apego las habilidades que hemos conseguido.

Se dice que para las disciplinas como las artes, las matemáticas, la música y la enseñanza el estudiante tarda unos 10 años para interiorizar todos los conceptos de las primeras etapas para volverse finalmente maestro (Sat Pad).

Sat Pad (el maestro)

Es bastante difícil lograr este último nivel, no todos lo consiguen. Sat Pad es también llamada la etapa de la realidad o de la verdad.

El ego ha sido trabajado en las fases anteriores y ya es una ayuda y un colaborador en vez de un problema que superar. No hay más distorsión o separación entre realidad y hechos vividos. El maestro se organiza y prospera en su enseñanza y acción. Y si encuentra algún obstáculo imprevisto, el maestro sabe formular varias soluciones con una acción fluida e instintiva gracias a los hábitos creados  mediante las experiencias de fases anteriores. El maestro puede aprovecharse de una mente neutral.

El yogui que llega a la etapa de Sat Pad es un maestro que actúa de acuerdo al Dharma.

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.