Publicado el

El ser humano explicado mediante la teoría de los koshas

La teoría de los koshas

Para explicar qué es el ser humano en el contexto del yoga, hay diferentes modelos que explican la naturaleza de nuestro ser.

  1. Pancha Koshas  (cinco cuerpos)
  2. Tri-Sharira (tres cuerpos)
  3. Modelo de los chakras

Ninguna de estas tres clasificaciones satisface plenamente una explicación sobre la naturaleza del ser humano, pero las tres juntas sí. Se trata de mapas para interpretar correctamente la naturaleza. Por lo tanto no hay que entender que estas maneras con que se modela el ser humano establecen una correspondencia con algo tangible y concreto. Se trata de aproximaciones intelectuales, hipótesis de trabajo.

Hoy intentaré resumir brevemente la primera representación, la de los cinco koshas, que clasifica el ser humano en cinco componentes o envolturas.

Según esta representación, hay cinco dimensiones de la personalidad humana que envuelven el ser (koshas) y que encubrirían la vitalidad y consciencia que aloja en su interior. A lo largo de nuestra evolución por la senda del yoga, estas capas se vuelven transparentes (de la más burda a la más sutil) y el ser humano aumentaría su sensibilidad y claridad en las percepciones. Viajar a través de los koshas equivale a viajar hacia un estado de mayor consciencia.

1 Annamaya kosha, envoltura de los alimentos (anna)

Es la manifestación más tangible de las envolturas del ser, la que se compone de carne, huesos, sangre etc… se alimenta de prana en forma de alimentos, liquidos, aire aunque depende de pranas más sutiles que proceden de otras envolturas (“anna” se traduce del sánscrito como “comida”). Este kosha es el que permite que el ser humano se manifieste en el plano terrestre. El ser humano es consciente de esta envoltura cuando se encuentra en estado de vigilia, es la capa con que nos identificamos. A esta envoltura pertenecen las experiencias del placer y del dolor, consecuencias de la relación que existe entre los sentidos y los impulsos instintivos propios de este nivel: la necesidad de alimentos, el placer sensual, el sueño y la conservación.

2 Pranamaya kosha, envoltura de la energía vital (prana)

El prana es energía vital presente en todo el universo (maha prana) y que fluye en el ser humano. Cuando la energía cósmica (su estado sutil) se vuelve individual es entonces más tangible y fluye por los nadis, canales que trasportan energía que recorren el cuerpo. El prana es captado de distintas maneras, siendo una el proceso respiratorio. Esta envoltura es por lo tanto energética y da vida al cuerpo físico; está formada por corrientes energéticas que fluyen por los nadis. Mediante la práctica es posible dirigir y controlar el flujo del prana, lo cual tiene una consecuencia en la mente y en la consciencia (el Hatha Yoga es una herramienta para tal propósito). Del prana que subsiste en esta envoltura se alimentan las otras envolturas. Esta envoltura energética tiene la misma forma que tiene el cuerpo físico, aunque puede expandirse o contraerse (los pensamientos influencian el cuerpo pránico: aquellos negativos restan energía y los positivos la aumentan): su perfil ha sido hasta fotografiado por la cámara Kirlian, capaz de detectar emanaciones energéticas. Pranamaya kosha es la superficie de contacto entre cuerpo y mente, no solo porque esta envoltura está entre las envolturas correspondientes a cuerpo físico y mental, sino que es el prana lo que une y coordina cuerpo y mente: todo pensamiento y movimiento es expresión de esta energía. De la misma manera, controlando movimientos y respiración, podemos controlar el prana

3 Manomaya kosha, envoltura de la mente inferior (manas)

Manomaya kosha, o cuerpo mental, está formado por los órganos de la percepción, los órganos de la acción y el pensamiento. Es la envoltura donde se asientan emociones y sentimientos y tiene la función de intermediario entre kosha superiores e inferiores. En particular, recibiendo experiencias de las envolturas física y pránica este cuerpo las transmite al cuerpo psíquico (vigñanamaya kosha). Al revés, el cuerpo psíquico tiene una repercusión en el cuerpo pránico (nivel de las emociones) y en el cuerpo físico (nivel de las sensaciones).

El cuerpo mental se desarrolla enfrentándose a la vida desde la espontaneidad y sin repetir patrones de conducta heredados. El conocimiento auténtico y personal ayuda a desarrollar esta envoltura. El cuerpo mental representa la mente consciente que desarrolla conocimiento pero sin evaluar su valor: la medición del valor de toda la información que se ha adquirido mediante los órganos de la percepción y el pensamientos se verifica a un nivel más profundo, el que vamos a ver a continuación.

4 Vigñanamaya kosha, envoltura del discernimiento (vijñana)

Esta envoltura, llamada cuerpo psíquico, posee el reflejo del conocimiento puro ya que en este nivel actúa el principio discriminador de buddhi, la inteligencia que determina y permite el discernimiento (vi-jña quiere decir “discernir, entender”). Aquí reside el ego (ahamkara) que nos permite distinguirnos de los demás. Si los koshas anteriores describen nuestra identificación con el cuerpo, las emociones y el pensamientos, aquí encuentra su lugar la consciencia de ser, del Yo. En este nivel reside el poder de la intuición, de las percepciones extra-sensoriales y de la sabiduría, facultades que es posible despertar mediante la práctica de la meditación.

5 Anandamaya kosha, envoltura de la dicha o bienaventuranza (ananda)

La última envoltura, o cuerpo causal, origina a los demás koshas. En esta dimensión no existe ni tiempo, ni espacio ni individualidad. Es la envoltura que podemos percibir en el sueño profundo o en la meditación profunda. El yogui, en su proceso evolutivo profundiza en todos los niveles de los koshas, desde el cuerpo físico y por todos los demás cuerpos o envolturas. En su experiencia se libra de las limitaciones de las envolturas hasta alcanzar el cuerpo causal, donde se verifica la unión de la consciencia individual con la consciencia cósmica (paramatman).

Referencias
Claves del yoga, de Danilo Hernández
Yoga. Domina lo básico, de Sandra Anderson y Rolf Sovik

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.