Publicado el

Despierta el potencial de Ajna Chakra con esta meditación

Ajna Chakra

En el capítulo cuarto del texto Hatha Yoga Pradipika, el verso 48 destaca el papel fundamental del entrecejo en la práctica meditativa:

Entre las cejas es donde se encuentra Shiva, el lugar donde la mente se aquieta; este estado mental se conoce como turiya o estado de la cuarta dimensión. Este lugar desconoce la existencia del tiempo”.

Este punto situado en la superficie de la piel entre las cejas, es el punto de partida de toda práctica para trabajar sobre el desarrollo de la concentración. Su nombre es ajna kshetram y corresponde a la proyección de ajna chakra. Este chakra está localizado en el cerebro en el área de la glándula pineal y de la médula oblongada. Cuando ajna chakra se activa, la experiencia que es posible alcanzar trasciende el poder que procede de la activación de todos los demás chakras. Ajna chakra es lugar donde confluyen los canales energéticos principales del cuerpo (idapingala) y es el centro de la consciencia, lugar que gobierna el cuerpo y los estados de consciencia (ajna se traduce como “mando”). Ajna es dónde reside el conocimiento intuitivo.

Glándula pineal
Ajna chakra corresponde al área donde se sitúa la glándula pineal

Ya tratamos la práctica de Shambavi Mudra sobre ajna chakra y los importante beneficios que otorga. Hoy vamos a sugerir una meditación muy sencilla. Lo ideal sería practicarla en un lugar silencioso, mejor si sentado en postura de meditación, aunque la ventaja de esta práctica es que es fácil de realizar hasta sentado en un sillón, en tu casa o en el autobús. Basta con cerrar los ojos y desplazar la atención como indicamos a continuación.

  1. Ante todo es importante tomar conciencia del entrecejo. En casa es posible apoyar una moneda pequeña (mejor si es de cobre) y empujarla levemente para que se quede pegada. También es posible untar la zona con un ungüento perfumado (bálsamo de tigre, por ejemplo) o incluso humedecer el entrecejo con agua. En la India suelen poner pasta de sándalo con la misma intención.
  2. Una vez se tenga conciencia del entrecejo, vamos a realizar una inspiración lenta y profunda. A lo largo de esta inspiración, es preciso repetir mentalmente el mantra SO y desplazar la atención desde el entrecejo (ajna kshetram) hacia ajna chakra, en el centro de la cabeza. La atención se moverá, lenta y progresivamente según la inspiración avanza, a lo largo de la linea imaginaria que une el entrecejo y el centro de la cabeza.
  3. Durante la exhalación, también lenta y profunda, se abandona el estado de interiorización (pratyahara) en el chakra para volver a desplazar la atención hacia el kshetram (siempre a lo largo de la linea imaginaria), esta vez repitiendo mentalmente el mantra HAM (este recorrido sería siguiendo lo que es llamado maha nadi).
  4. Repetir este ciclo de respiraciones unos pocos minutos, de tres a cinco.
  5. Terminada la práctica, se dejará la atención apoyada en el entrecejo. La práctica termina cantando (o repitiendo mentalmente) el mantra OM en el entrecejo.

A medida que se progresa con la práctica es posible alargar la duración añadiendo minutos, siempre y cuando uno se sienta cómodo. Así mismo es posible omitir el mantra SO-HAM y dejar que la atención sea guiada por la sola respiración en este viaje hacia el interior de nuestro cerebro.

Portada de Priya Saihgal con licencia CC

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.