Publicado el

Cómo lograr tus objetivos en cinco pasos

El método del "Contraste Mental" te ayudará a lograr tus objetivos

Si crees que siendo una persona positiva vivirás tranquilo y despreocupado es probable que tengas razón. Bien hecho. Siempre y cuando te conformes con lo que tienes y no tengas muchos propósitos o ambiciones. Porque si crees que ser positivo es suficiente para lograr tus objetivos, quizás necesites revisar un poco tu filosofía de vida.

Una investigación liderada por Gabriele Oettingen, profesora de psicología en la New York University demuestra que el pensamiento positivo tal cual la mayoría de nosotros lo entendemos (todo irá bien, porque si creo en ello no puede sino ir bien; si soy positivo los astros se alinearán para que mi éxito sea superlativo) no funciona. En particular ese pensamiento positivo que te lleva a fantasear con un propósito —me apuntaré a un gimnasio y perderé peso, dejaré de fumar— hace que a lo largo del tiempo sea más difícil conseguir tu objetivo. Nos lo cuenta Oettingen en su libro “Rethinking Positive Thinking“.

En un primer estudio, Oettingen y su grupo de investigación realizaron el descubrimiento en un grupo de mujeres obesas en su intento de perder peso. A lo largo del tiempo resultó que las mujeres que más fantaseaban con tener un cuerpo esbelto, difícilmente conseguían perder kilos.

En otro experimento se solicitaba a estudiantes universitarios que fantasearan sobre su futuro inmediato imaginando experiencias positivas, neutras o negativas. Una vez más, a los que imaginaban el futuro de forma positiva correspondía un rendimiento pésimo en los logros imaginados. Y a cuanto más optimismo, peores resultados, como si el pensamiento positivo sacara la energía del sujeto alejándole más y más del logro.

En el análisis de los resultados comportamentales derivados de este estudio, los científicos han llegado a formular una importante separación entre expectativa positiva y fantasía positiva. Una expectativa positiva está basada en la experiencia acumulada, por tanto la “positividad” asociada a este tipo de pensamiento está bien (ya has logrado un éxito en cierta actividad, lo más probable es que el resultado se repita). Por otra banda, la fantasía positiva no suele tener una base sólida, por tanto puede ser contraproducente imaginar una situación con optimismo. Y combinando esta hipótesis con los datos sobre el experimento de las mujeres obesas, aquellas que conseguían perder peso eran justo las que tenían una expectativa positiva, pero su ensoñación era negativa.

A raíz de los estudios y las observaciones hechas, Oettingen ha formulado el método del “Contraste Mental” para que el pensamiento positivo entregue mejores resultados. Veamos en qué consiste.

  1. Se empieza identificando un deseo. Grande o pequeño, es indiferente. Puede ser un cambio laboral o conseguir llevar el coche al taller.
  2. Luego hay que identificar el mejor resultado en el caso de que el deseo se cumpla. Es decir, hay que fantasear sobre el futuro en la nueva situación (tengo más tiempo libre en mi nueva situación laboral, he tardado meses para llevar el coche al taller y finalmente funciona a la perfección).
  3. Ahora entra en juego la estrategia del contraste, ya que hay que imaginar todos los obstáculos que se interponen entre la situación corriente y el éxito. Uno debe preguntarse “¿Qué me impide lograr mi deseo?”.
  4. Finalmente, se puede volver a la situación prometedora imaginaria y pensar en todo lo que se tiene que hacer para que el propósito se cumpla.
  5. Por último hay que formular un plan, por escrito o tan solo pensándolo, que incluya el objetivo del ejercicio y todas las acciones para vencer los impedimentos.

Según Oettingen, hay muchos estudios que demuestran que la técnica del contraste mental es efectiva, tanto para problemas materiales como para situaciones relacionales. Pero cuidado, el orden con que ejecutas los pasos de esta técnica importa. En otro grupo de estudio cuyo objetivo era mejorar la forma física, dividió a los participantes en dos grupos. Se pidió a ambos grupos que ensoñaran con su nueva silueta y que aplicaran la técnica del contraste mental, pero los dos grupos ejecutaron el proceso en orden distinto. Luego se solicitó a los grupos que subieran de la planta cero hasta la cuarta del edificio. El grupo que había imaginado antes los obstáculos y luego había fantaseado con su nueva forma física, subió en ascensor. El grupo que antes había fantaseado y solo a continuación había aplicado el contraste, subió andando por la escalera.

Cuando quieres realmente una cosa, el Universo pasará de ti
Cuando quieres realmente una cosa, el Universo pasará de ti

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.