Publicado el

Shambavi mudra, técnica para activar la mente

Shiva meditación

Shambavi mudra (o sello de Shiva) es uno de los mudras más poderosos que nos llega a través de alguna referencia en el texto Gheranda Samhita (3:64)

“El yogui logra su objetivo realizando shambavimudra, es decir, mirando fijamente el espacio sin pestañear”

O en el “Hatha Yoga Pradipika” (capítulo IV)

“Shambavimudra consiste en concentrar la mente en el interior (en cualquiera de los chakras) mientras se mantiene fija la mirada en un objeto exterior, sin parpadear; los vedas y los shastras mantienen este mudra en secreto”

Mediante las informaciones que es posible encontrar a lo largo de estas fuentes, ha sido posible detallar la técnica. Es un ejercicio que va acompañado por el mantra OM. Veremos a continuación tres fases para realizar la técnica, pero hay que recordar que es preciso dejar un minuto de pausa entre una fase y la siguiente. Además es posible generar calor en las manos fregándolas y poniéndolas encima de los ojos. Todas las variante que detallamos a continuación se practican en postura de meditación, con las piernas cruzadas en siddhasana ()

Shambavi mudra externo

En la primera fase, llamada aquí Shambavi externo porque se realiza con los ojos abiertos, hay que ejecutar la práctica por un tiempo variable entre tres y cinco minutos. Los pasos a seguir son:

  1. Abrir los ojos
  2. Mirar al horizonte
  3. A continuación se debe mirar a la punta de la nariz
  4. Finalmente la mirada acaba en el entrecejo, la atención se centrará ahí. No hay que forzar los ojos. El cuello y los hombros están relajados
  5. Pronunciar el OM a un tono de voz razonable, según la circunstancias, uno cada uno o dos segundos, durante cinco minutos. Siempre con los ojos abiertos.

Shambavi mudra interno

En la segunda fase la duración recomendada es un poco más que la anterior, es decir cinco minutos. Hay que alargar la duración del OM progresivamente hasta que dure toda una exhalación. Hay que imaginar que el OM sale emitido por el entrecejo. Se ejecuta con los ojos cerrados.

En la tercera fase, cuya duración es también de cinco minutos hay que extender la vibración del OM a todo el cuerpo, como en la fase anterior. El OM saldrá siempre brotando por el entrecejo pero alcanzando todo el cuerpo. Esta fase también es oportuno ejecutarla con los ojos cerrados.

Beneficios

  • El beneficio más importante es la activación de Ajna Chankra, mando del cuerpo y cerebro y que regula todas las funciones fisiológicas. Además activa la glándula pituitaria, central de mando del sistema endocrino.
  • Induce a un estado de calma y centra la mente, por lo tanto es en sí representa un acercamiento a la meditación.
  • Esta técnica en la variante externa puede ser exigente para los músculos oculares, debido a eso hay que dejar descansar los ojos cuando se perciba mucho cansancio. Pero con una práctica moderada y constante fortalece la misma musculatura ocular.

La imagen de portada es una obra con licencia CC

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *