Publicado el

Pon tu concentración a prueba con trataka

Trataka

Trataka es un ejercicio que ayuda a entrenar la capacidad para concentrarse en una sola cosa; una especie de Ekaggata, que es la unificación de la mente con el objeto observado, según las enseñanzas budistas. Para la práctica es preciso disponer de una vela, ya que la llama se presta muy bien para alcanzar el objetivo. También es posible centrar la mirada en un yantra, un punto en la pared o el símbolo OM, pero en está explicación vamos a practicar con una vela.

Para empezar hay que colocar la vela a un brazo de distancia de modo que la llama esté a la altura del entrecejo. Hay que evitar corrientes de aire y cerciorarse de que la mecha esté bien recta.

Hay que practicar el ejercicio por las mañanas temprano o por la noche tarde (en este último caso puede ayudar a conciliar el sueño). Es imprescindible estar en una habitación completamente a oscuras. Los pasos recomendados que hay que seguir son:

  1. Encender la vela
  2. Sentarse y cerrar los ojos
  3. Abrir los ojos
  4. Centrarse en la punta de la llama
  5. Hay que fijarse en la llama con una mirada fija sin pestañear, pero sin forzar los ojos. Cuando los ojos empiezan lagrimear, es el momento de cerrar los ojos visualizando la llama en el entrecejo utilizando el tratak interno. Estaría bien aguantar dos minutos sin cerrar los ojos, aunque puede variar mucho según el practicante. Cuando desaparece la imagen interior, hay que volver a abrir los ojos.

No está mal lagrimear, ya que facilita la limpieza del globo ocular. Hay que practicar este ejercicio durante un mínimo de cinco minutos hasta un máximo de diez. El ejercicio está muy bien ejecutado cuando desaparece la conciencia del cuerpo y de la habitación. Es un ejercicio muy intenso para las pupilas, los practicaremos de vez en cuando.

Mirko

Webmaster y blogger. Empecé a interesarme por la tecnología ya de pequeño, cuando desmontaba todo lo que cruzaba mi camino. Una vez licenciado como ingeniero de software, me inicié en el tai chi chuan y en el kung-fu. Hasta que descubrí el yoga, lo cual supuso un cambio radical en mi vida. Alumno de la escuela de yoga de Danilo Hernández (Swami Digambarananda Saraswati) desde 2008, en 2014 he terminado el Máster en yoga Sadhana Síntesis.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.