Publicado el

Bikram Yoga: la historia de su creación

Bikram Hot Yoga

Paseando entre el ritmo frenético de algunas ciudades, es frecuente tropezar con escaparates de locales que se empañan en vapor. Si la curiosidad nos llama, al acercarnos encontramos a un grupo numeroso de gente realizando posturas de yoga mientras se deshidratan en sudor. Muchos conocéis esta disciplina denominada Bikram Yoga o Hot Yoga. Consiste en practicar una secuencia de 26 posturas de Hatha yoga y dos ejercicios de Pranayana en una sala a 40 Cº.

Nació de la mano de Bikram Choudhury en una escuela fundada por él mismo en Berverly Hills en julio de 1973. Muchos nos preguntamos qué se oculta detrás de esta persona, cuál fue su trayectoria para recrear el yoga y difundirlo en Occidente con tanto éxito. En Mad4Yoga queremos encontrar respuesta a éstos interrogantes. Por ello, hemos acudido a las propias palabras de Bikram a través de su libro “Bikram Yoga, El original Yoga del calor”. Os dejamos con su apasionante historia:

Bikram Choudhury nació en Calcuta dentro de una familia acomodada. Siendo todavía un niño y tras una epidemia de viruela, dos de sus cinco hermanos perdieron la vida, su madre se sumió en un profundo dolor y con el fin de dejar tanta tragedia decidieron emigrar a la ciudad de Deogharen en el estado de Biharis (considerado uno de los lugares más sagrados del mundo, donde grandes yoguis alcanzaron la iluminación). En Deoghar se habla hindi, por ese hecho acudieron a un club donde un viejo maestro impartía el idioma a niños bengalíes. Dada la rebeldía que mostraba Bikram, el gurú le fue introduciendo en el Hatha Yoga:

“El gurú sonrió, me agarró por los pies y me levantó con la cabeza tocando el suelo. Esto se llama Sirsasana, o postura del pino. También solía agarrarme de las manos y de los pies y levantarme en la postura del arco; no se daba cuenta de que me estaba enseñando las asanas del yoga”

Seminario en Bikram Hot Yoga en New York
Seminario en Bikram Hot Yoga en New York (Yaniv Nord, CC)

Al cumplir 6 años retornaron a Calcuta. Conoció a Bishnu Charan Ghosh: médico, ingeniero, profesor, atleta, poeta, filósofo y abogado. Tras un encuentro fortuito con Bikram, Bishnu quedó asombrado tras la ejecución de ochenta y cuatro posturas por parte de un niño. Dicho encuentro hizo que Bishnu se convirtiera en su gurú y convivieran durante veinte años. Gracias a él aprendió todo lo que sabe de yoga tras la imposición de una dura disciplina.

A la edad de trece años y durante tres años consecutivos fue el atleta más joven en ganar el Campeonato Indio de Asanas. A su vez, comenzó a conseguir records de levantamiento de pesas. A sus dieciocho años, en uno de sus entrenamientos, un alumno dejó caer 200 kg sobre su rodilla lesionándole gravemente.

“Estaba lisiado. Los médicos me dijeron que no volvería a andar (…). Yo no podía aceptar la idea de ser cojo durante el resto de mi vida (…). Llamé a mi gurú, cojeé hacia él, y me salvó. Hizo que dos enormes culturistas forzaran mis piernas, en la postura del loto. (…). Después de seis meses podía hacerlo solo. Fue un milagro, y es lo que me empujó a ser profesor de yoga”

Dada la pobreza de la India y la poca accesibilidad a los hospitales, el yoga se usaba para curar y prevenir enfermedades. Por este hecho eran muchos los que acudían a visitar al gurú con el fin de tratar problemas de espalda, diabetes u otras dolencias. Tras elegir la postura adecuada para cada paciente, Bikram se encargaba de enseñar cómo realizarla de forma correcta.

En 1965 el gurú obligó a Bikram a trasladarse a Bombay con el fin de que impartiera clases de yoga a la familia de S.P Jain. Dedicó un tiempo en curar a dicha familia y en ayudar a pacientes de varios hospitales.

“Tenían toda clase de problemas médicos (…) Pero, ¡si les curaba uno por uno, sólo podía visitar a 15 personas al día! Entonces pensé que si podía enseñar a cada uno la postura correcta en el orden adecuado, independientemente de la enfermedad, podría dar clases de grupo y ayudar a más gente (…) Esto era un punto de vista completamente diferente del método individual que fue la norma durante miles de años. Al principio mi gurú se opuso a la idea”

A pesar de la falta de apoyo Bikram comenzó a desarrollar una serie de veintiséis posturas que darían lugar a la disciplina que hoy en día conocemos. Cuando Bishnu comprobó la mejora de todos los alumnos que asistían a las clases se convirtió en el máximo defensor de la serie.

Un buen día Bishnu se dirigió a Bikram suplicándole que completara lo que había empezado. Se refería a dar a conocer el yoga en el resto del mundo. Especialmente en Occidente y en Estados Unidos. Desde entonces Bikram cumple con su karma yoga desde hace más de 40 años.

En 1970 abandona la India para enseñar yoga en Tokio, impartiendo clases a la familia imperial y a estrellas de cine. Rápidamente adquirió mucha fama. En 1972 empieza a dar clases en Hawai, donde su trayectoria dio un vuelco. Bikram nos explica lo que ocurrió:

“En una de mis estancias, fui invitado a Oahu por el gobernador de Hawai y uno de los agentes de los Servicios Secretos. Me llevaron a toda prisa en una limusina a un hotel (…), me presentaron al presidente Richard Nixon. Sufría una avanzada tromboflebitis en la pierna izquierda. Estaba en la cama con un dolor atroz y era incapaz de andar (…). Llené la bañera y suministré al presidente un tratamiento hidropático; es parte del yoga terapéutico que había aprendido. Hice al presidente seis tratamientos en tres días(…). Al cuarto día se encontró bien (…). Varios días después, nos encontramos en el aeropuerto para despedirnos. El presidente me dio un sobre (…) ¡Era mi carta verde!”

En julio de 1973 llega a Los Ángeles, donde reside. Fundó su propia escuela donde prácticamente vive.

Desde Mad4Yoga queremos interesarnos por vuestra trayectoria en el yoga. Acabamos de contar la de BikramChoudhury. ¿Qué os llevó a conocer el yoga? ¿También un encuentro fortuito con un gurú?

El autor de la foto de portada es Augusto Mia Battaglia con licencia CC

Cristina

Tras haber experimentado estrés de forma duradera inicié una constante búsqueda de herramientas que mejoraran mis hábitos y salud, el yoga me abrió los ojos y experimenté una gran mejoría en mi vida. Estudiante de Ingeniería de Caminos y amante de esas pequeñas acciones y trucos que consiguen facilitarnos el día a día. Me considero una persona curiosa y exploradora. No dudaré en aportar mi ayuda para que así podamos, en comunidad, disfrutar de una existencia más satisfactoria, sana y llevadera.

Latest posts by Cristina (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.